Los tablets llegan al puesto de trabajo de las empresas

La penetración de las tabletas ha llegado a un punto de maduración en el mercado residencial pero todavía no se ha producido su incorporación como dispositivo principal del puesto de trabajo en la empresa. Pero hay síntomas de que esto puede estar cambiando en este 2014.

 

Los antecedentes: portátiles y smartphones

Analizando cómo se han incorporado anteriormente dos tecnologías relevantes, (smartphones y portátiles), podemos ver que han seguido caminos muy diferentes.

El portátil ha permitido movilizar el puesto de trabajo, sin cambiar pero la estructura básica de la tecnología. Ha requerido soluciones para incorporar elementos de comunicaciones (VPN, APN) para la conectividad a las redes, técnicas de encriptación de la información del disco duro, herramientas de backup remoto y de gestión remota del software. Pero ningún cambio que la tecnología del mundo PC fijas no tuviera ya contemplado, ha sido una extensión de la tecnología existente

En el caso de los móviles, los usuarios han adoptado la tecnología de consumo en sus smartphones de trabajo de forma masiva, y en muchos casos incluso con su propio terminal. Ya son minoritarios los smartphones diseñados para uso profesional (Blackberry). Como normalmente la aplicación empresarial a utilizar es el correo/agenda corporativo, y existen conectores del terminal con las principales plataformas de empresa (Exchange, Notes), la situación no ha representado un problema demasiado complejo.

La diferencia principal ha sido la velocidad y el origen del cambio. Los portátiles han venido del mundo de la empresa, de forma gradual. La tecnología empresarial les ha podido integrar de forma ordenada. El smartphone ha venido del usuario, y ha sido un más bien un tsunami.

¿Cuál será el modelo de la tableta?

De momento, lo que parece es que no se está produciendo una incorporación precipitada como los smartphones, ni una ordenada como el portátil. Analizamos cuál es la situación en la mayor parte de las empresas:

  • Se ha introducido por parte de usuarios de alta dirección (iPad), donde IT tiene poca capacidad de maniobra ya que son dispositivos propiedad del usuario o suministrados sin la participación de IT.
  • Su uso es normalmente para correo/agenda y para navegación por Internet/Intranet, ya que las aplicaciones corporativas mayoritariamente no están diseñadas para interfaces táctiles.
  • No hay herramientas de administración para los nuevos sistemas operativos (Android, iOS), por lo que puede ser necesario adquirir sistemas de gestión como MDM. No hay una diferenciación clara entre entornos personales y profesionales.
  • Incremento del número de dispositivos (hay personas que tienen fijo, portátil y tableta) con los costes de HW y SW asociados.
  • Falta de experiencia sobre el impacto en seguridad de tener este tipo de dispositivos conectados a las redes corporativas. Hay que analizar el rol que deben tener herramientas como los antivirus , proxy , firewalls , gestores de redes NAC , etc .. sobre estos dispositivos .
  • Utilización intensiva de aplicaciones de consumo para cubrir necesidades de productividad personal (Evernote, Dropbox, etc..).

Estamos todavía en una fase de incertidumbre, en la que la tecnología aún no ha dado una solución clara. Por ello, hay que ser prudente con las inversiones. Adquisiciones de MDM , desarrollo de aplicaciones para Android , etc .. pueden ser apuestas precipitadas.

Evolución del mercado : Windows 8 y tabletas empresariales

El año 2013, ha llevado al mercado algunas alternativas que bajo mi punto de vista serán ganadoras y permitirán incorporar las tabletas en el puesto de trabajo empresarial de forma ordenada. Es la combinación de dos elementos:

  • Windows 8 , es un producto revolucionario . Un sistema operativo dual , que permitirá el nacimiento de los dispositivos multi- formato. La fusión entre la tableta y el escritorio clásico.
  • Aparición de tabletas para el mercado empresarial, que incorporan lo que necesita el entorno profesional; estabilidad en el producto y gama de accesorios.

La mayor parte de los fabricantes optan por soluciones que evolucionan el concepto del portátil para separar la pantalla y convertirla en una tableta. Son soluciones 2 en 1, más portátil que tableta. Incorporan procesadores potentes (i5), o pantallas panorámicas típicas del portátil. Eso los lleva a tener un peso y tamaño que hace que no sean ergonómicos como tabletas.

Otros fabricantes trabajan en la línea de proponer tabletas que pueden usarse como equipos de sobremesa y en portátiles, más en la línea 3 en 1.

Un ejemplo puede ser el HP Elitepad 900, que incorpora los accesorios para funcionar como un PC de sobremesa (con el añadido de poder implantar puestos de trabajo con 2 pantallas, una táctil y una clásica), como un portátil gracias a la accesorio de teclado y puertos, y como una tableta en sí misma. Le falta un tanto de potencia para algunas funciones (procesador Atom 32 bits), pero las nuevas versiones incorporarán 4 cores y 4 GB de memoria que podrían ser ya suficientes para la mayor parte de aplicaciones.

Con este tipo de soluciones se consigue tener todas las formas de uso en un único dispositivo (con la consiguiente reducción de costes en HW y SW duplicados), incorporar el equipo a los sistemas de dominio corporativos como Active Directory, aplicar los antivirus como el resto de PCs, gestionar la movilidad como si fuera un portátil, etc.. manteniendo las funcionalidades de la tecnología de las tabletas en cuanto a aplicaciones táctiles y movilidad máxima

Retos para la incorporación de la tableta Windows 8

Los retos que tienen las empresas para incorporar esta tecnología son:

  •  Actualizaciones de la infraestructura – Windows 8 requiere para su funcionamiento óptimo versiones actualizadas de herramientas de gestión (Active Directory, System Center). Esto conlleva a nuevos proyectos de actualización y, según el esquema de licenciamiento, puede implicar costes importantes en software (CAL de Windows ).
  • Efecto iPad – Windows 8 no funciona igual que iPad, ni tan solo es parecido. Así como los usuarios entraron en su contexto personal atraídos por la novedad, aprender cómo funciona otra tableta completamente diferente, puede provocar rechazo. También la falta de aplicaciones puede llevar a una comparación negativa, aunque cada vez se esté igualando más la oferta.
  • Uso personal de la herramienta – las tabletas, por su condición de dispositivo orientado a movilidad (pequeño, ligero), tienen tendencia a acompañar siempre al usuario (como una libreta de notas). Habrá personas que lo lleven siempre encima, incluso puede sustituir determinadas funcionalidades del smartphone (consulta de correo). Se producirá una presión por parte de los usuarios para poder incorporar herramientas de productividad personal o uso extra -profesional (como sucede con el móvil de empresa). La tableta es una muy buena oportunidad para experimentar con el BYOD (dispositivos de doble uso personal -profesional)
  • Uso de aplicaciones de consumo – las aplicaciones desarrolladas para entornos tableta proceden mayoritariamente del entorno residencial, donde el usuario las conoce de otros dispositivos. Habrá que analizar qué aplicaciones se permiten incorporar de forma controlada en el dispositivo, para incrementar la productividad sin comprometer la seguridad

El 2014 puede ser un año de oportunidades para el puesto de trabajo, habrá que ver si en plena era post-PC, entramos en la era post-portátil. Las cosas van muy rápido, rápido ..