Cloud computing en la administración pública: es el momento

En el momento actual, cuando se plantea en el sector público cualquier proyecto estratégico en IT, entendiendo como tal un proyecto que marcará una línea que condicionará el futuro de la evolución de las TIC de la organización, hay que abordar el tema del cloud computing.

Y donde estamos ahora con el cloud? Pues observemos el último Gartner’s 2011 Hype Cycle Special Report (un anual de esta consultora que clasifica las tecnologías en función de su grado de madurez), publicado el pasado mes de julio. Como en los últimos tres años, el cloud se sitúa como la gran promesa que no acaba de convertirse en realidad.

Es en las zonas de riesgo donde se encuentran las oportunidades. Si queremos conseguir el mejor proyecto, tenemos que avanzar un poco en el futuro. Y en este caso, creo que apostar por que el cloud no es ser temerario. Si no ha llegado todavía, es porque el modelo se encuentra todavía en definición. Tenemos que hacer un pequeño empujón, y surgirá.

Hay que buscar las oportunidades. Aquí pienso que tenemos una.

Continua leyendo la entrada ” />

Por qué creo que podemos acertar en el sector público con el cloud? Aquí van mis consideraciones:

  • El sector público tiene la necesidad actual de reducir sus costes operativos, y la tecnología es una de las palancas que puede utilizar, quizá la más potente. Pero ahora no hay la disponibilidad de inversión para poder iniciar este tipo de proyectos. Cloud es una forma de minimizar la inversión: compromiso a más largo plazo, con SaaS como modalidad preferente.
  • Se acabó la etapa de los trajes a medida, en la que las organizaciones podían permitirse grandes desarrollos para adaptar los sistemas a sus negocios. Ahora utilizaremos el software tal como viene, el usuario deberá acostumbrarse y cambiar sus hábitos. Esto es un escenario perfecto para el cloud. El re-aprovechamiento de software entre administraciones fue un gran fracaso en el pasado. Quizás ahora es el momento, con la implicación del sector privado.
  • La gestión de la obsolescencia ahoga los presupuestos IT públicos. Continuamente renovamos las aplicaciones para cambiarlas de tecnología, o peor para evitar el riesgo de sistemas sin mantenimiento. En vez de hablar de cómo mejoramos los procesos utilizando tecnología, invertimos esfuerzos en evitar el colapso de sistemas antiguos. Hacen falta proyectos o bien con fecha de caducidad, si son muy específicos, o bien con un plan de negocio claro, que haga que el proveedor evolucione la plataforma por su cuenta.

Cuándo y dónde debemos aplicar el cloud?

Mi apuesta es por cloud privado. Los riesgos derivados de los datos y la gestión pública no nos permiten otras configuraciones. Más adelante vemos en detalle cómo.

  • Aplicaciones donde no haya implicadas datos con niveles altos de sensibilidad (LOPD)
  • Aplicaciones que tengan un nivel de tolerancia a fallos. En esta modalidad, no podremos garantizar la fiabilidad, más allá de un contrato. Son las reglas. Por lo tanto, ninguna aplicación que ponga en riesgo seguridad, salud, etc ..
  • Aplicaciones que tengan posibilidad de ser re-utilizadas por diferentes administraciones. Aquí veo una clara oportunidad de disminución de costes. Pero creo que el sector privado lo hará mejor que lo hemos hecho hasta ahora en el público, por motivaciones evidentes.
  • Sistemas muy específicos que provocan un incremento de costes para su administración en CPDs corporativos. Cuando un sistema necesita un conocimiento muy específico, normalmente la administración se subcontratada a una empresa especialista en el sistema en cuestión, o requiere la contratación de técnicos que quedan poco aprovechados. O lo hace alguien que no sabe, lo que es peor. Debe ser la empresa especializada en la aplicación quien preste el servicio en formato cloud, de forma que se produzca una sinergia en la optimización de los administradores. Y repartir la sinergia entre todos. Win-win.
  • Sistemas que están en retirada, aquellas aplicaciones que nunca acabamos de matar y que nos provocan unos costes muy elevados en equipos y software fuera de mantenimiento, así como en administradores expertos en reliquias. Estaria bien encontrar a alguna empresa especialista en mantener sistemas obsoletos en cloud a bajo precio ..

 

Que necesitamos para hacerlo?

  • Desplegar una red de telecomunicaciones que permita el funcionamiento del cloud privado. Las administraciones que utilicen las aplicaciones, deberán estar conectadas con el nudo central de comunicaciones, y éste con los CPD externos donde se ejecutan las aplicaciones. Un anillo de administración pública?
  • Apuesta del sector por el nuevo modelo, implicándose más allá de ser mantenedores de aplicaciones, para disponer de sus infraestructuras propias. Bajo mi punto de vista, este es el espacio más adecuado para las empresas de tamaño medio, especialistas, flexibles. La apuesta es también económica: aquí todo el mundo debe ganar. No es un cambio de conceptos en las facturas, para pagar el mismo. Es un cambio del concepto: hago aplicaciones, las mantengo de la forma más eficiente, y las intento vender para repartir los costes. Un negocio clásico, pero ahora con el componente de la red.

Saludos y felices vacaciones a aquellos afortunados que podeis disfrutarlas!